Skip navigation

Nuestros juicios y acciones están fundadas directamente con las cosas que consideramos y del punto de vista de donde se vean las cosas. El hecho de que existan tantas percepciones sobre un mismo tema es directamente proporcional a lo establecido anteriormente, esto quiere decir que para poder razonar no sólo basta con ser inteligente. Tener una buena mente no lo es todo, sino hay que saber utilizarla.

“Cogito, ergo sum”, o “Pienso, por lo tanto existo” es el pilar del contexto en Ergo Proxy, una serie que para ser sinceros no deja de mostrarnos el enorme peso que aún tiene la masterpiece de Hideaki Anno, Evangelion. Enfocándose de una manera directa a la psicología de los personajes a quien envuelve, Ergo Proxy fantasea con mostrarnos como una máquina puede pensar, los conflictos internos de una persona y la herejía a nuestro creador. Viajes que atinan a mostrarnos el sueño de un Pinoccio robotizado en su éxodo por convertirse en una persona real, y cuando te mueres de miedo, enloqueciendo intentando aferrarte a la vida, resistiéndote a desaparecer de la manera que ya estaba escrita. Es de esas cosas que no puedes verlas sólo una vez, tu sed te impulsa a buscarle más significados. Ergo Proxy, en resumidas palabras, no es un anime que veas y termine, es una historia que después de que cierras el Quicktime Player, aunque sea de manera inconsciente, te deja pensando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: