Skip navigation

“Dolores del Río, bellísima, intangible, es el deslumbramiento iperfeccionado por la humillación. En su filmografía mexicana, además de las películas del Indio Fernández, en los melodramas arquetípicos de Roberto Gavaldón: La otra, La casa chica, La selva de fuego, Dolores carece de voluntad. Ella, la forma suprema, deposita el sentido de su existencia en otras manos, las del convencionalismo social, las del amante cegado por la respetabilidad, las del patriarca que detesta la mínima autonomía. De allí las enormes limitaciones de Dolores del Río en el melodrama, más alla de su capacidad interpretativa: a la belleza esplendente se le condena a dar vueltas en el círculo del sometimeinto psicológico.”

Te Pareces Tanto a Mí, exposición presente en el Museo del Estanquillo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: